pupykuba

GRACIAS.



 

Se cumplen cincuenta años
que nuestras vidas se unieron:
Soñando con el mañana
un grande amor nos juramos
para en las buenas y las malas
fundir en una alborada perpetua
nuestros anhelos.

Vienen corriendo a la mente
Alole, Juan, y tu moño,
tu tocadiscos pequeño, 
Lucho, el balcón y los sueños
de volverte mi señora.

Soportaste con empeño
mi inexperiencia de otrora,
los tres años que al servicio
del estado estuve preso;
y el mal olor de las botas
que perfumaron tus besos.

Me diste dos querubines
bellos por fuera y por dentro:
tu aportaste la belleza,
yo legué los pensamientos.

Vivimos el deterioro 
de materia y corazones,
quedando atrás los valores
de quienes nos precedieron.

El destino nos situó
en esta tierra bendita
donde fuimos recibidos
con amor y simpatía.

Con el tiempo nuestras sangres
para bien se fundirían
con Fernandez y García
dándonos siete chiquillos
huellas de nuestra estadía.

Trabajamos duramente:
codo con codo lo hicimos.
para que en el nuevo nido
brillara el sol plenamente.

Al Ser Supremo agradezco
que uniera nuestros caminos;
¡perdón por mis desatinos!
¡Ya no hay mío...!

¡Todo es nuestro!

Comentarios1

  • Ligia Deroy

    Amigo poeta…Hermoso poema con imágenes de amor de esposos que atrapa al lector. Presente en tus letras y gracias por compartir vuestra felicidad.

    Feliz leerte.

    • pupykuba

      Gracias, amiga poeta, por premiar mis letras con las tuyas. ¡Felicidades!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.