José Adolfo Fernando

Día Uno del exilio

En el alba del exilio

hubo volcanes de odio

rocas dieron razón

de la institución,

de las banderas

y de la flor.

Con un café y rosas

el sol inició

una ronda que

cristalizó en el ocaso



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.