Caramelo de Ricina

Psicodelia

Me sacas los anteojos y me besas

con paracaídas,

salvavidas

y chaleco antibalas.

 

Tu mano temblorosa

me raja las medias

y se llena de colores,

de secretos,

de espinas.

 

Sos la musa del diablo

y la puta de Dios

con esos ojos de ágata

y esos dedos de Chopin.

 

Sonrisa ácida que me come,

que me eterniza

y escribo. 

Comentarios1

  • Jesus Cuero

    Gracias, por darnos este poema

    • Caramelo de Ricina

      ¡Gracias por tu lectura, Jesús! Saludos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.