Marcelo Baranda

Tiza, risa y sonrisa

En lugar vacío mi alma esta perdida, se perdió buscando algo parecido a tu geometría.

El deseo de búsqueda la atosiga, sin embargo, ya a otra figura pertenecías.

Recurrí a ecuaciones infinitas de versos y lamentos,

pero no hallo formula para calmar este tormento

Mi corazón hoy es de arena, cal y sal. El tuyo de tiza, risa y sonrisa.

Cierro los ojos y recuerdo esa escultura de dioses griegos.

El cabello de oro y los labios de diamante. 

Inspirabas la vida a seguir su ritmo constante.

Hoy solo miro, abro los ojos, apenas respiro y estoy ciego.  

Mi corazón hoy es de arena, cal y sal. El tuyo de tiza, risa y sonrisa.  

Porque perdida esta mi alma, me sumergí en profundos mares,

fuí un submarino y aprendí de oscuridades,

de vez en cuando en ellas están ocultas las mas grandes verdades.

Salí a la superficie y observé la claridad.  

En búsqueda de mi perdida alma encontré luz,

me tope con tanto brillo, rock and roll y calor

entre las olas y la claridad visualice mi alma bailando blues

todo tan colorido a mi alrededor.  

Hoy mi corazón es de tiza, risa y sonrisa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.