Carlos Justino Caballero

FRANCISCO

Esa inocencia y mansedumbre

que llegó en enero.

Y ese inefable sentir que nos sentimos

en la vibración oculta.

Ignoramos el futuro, pero se avizora

el brillante fulgor de una luz.

Hoy puedo nombrarte, pero no hace falta

mi niño pequeño.

Eres tú y sólo tú mi amor y pensamiento

y sé también que a ti te pertenezco.

 

 

De mi libro “Del sentir que reverbera”. 2018 ISBN 978-987-763-458-7

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.