Chirritero

Desesperante culpa

Eres irremediable

Conjuro de agape.

Te abrazo con fuerza,

Me torturas con entereza.

 

Y es que todo mi ser has de invadir.

Mártires anhelos que ya viví.

No sé cómo te voy a destronar.

Son agujas que salen de mi paladar.

 

Te siento en mi cuerpo andar.

Mis hombros dolidos no me dejan descansar.

Pronto mi estómago me ha de condenar.

Mis piernas y brazos no se habrán de apoyar.

 

Quiero vencerte y enviarte al olvido.

Quiero la culpa dejar de sentir.

¿Por qué yo solo me he maldecido?

Quiero que realmente dejes de existir.

 

No me pesa el daño que haya hecho.

Eso es lo que mis hombros no quieren soltar.

Simplemente me torturo con anhelo.

Frustrante culpa déjame en paz.

 

Sigo acumulando sacos del destino.

Mi garganta dormida desea gritar.

Mucho me frustra cargar con esto.

Ya mis alas no pueden volar.

 

¡Culpa maldita déjame en paz!

¿Qué me he hecho para esto llevar?

Destrona tan pesada torre de marfil.

Babilonia desea verte morir.

 

Sigo creyendo que me van a liberar.

Sigo pensando que soy el causante del mal.

No me dejas de perseguir.

Todos los días recuerdo que estás allí.

 

Grita como una pintura.

¿Pero por qué no eres capaz?

Solito te encierras en gula de culpa.

No te quieres amar.

 

Deja de conjurar ese destino.

Es una lucha desgastante al final.

No deseas aceptar tu futuro con ahínco.

El presente pronto lo vas a olvidar.

 

Suelta el pasado amigo mío.

No sé cómo esto lograr.

Vive un regalo dado por el destino.

Pero no conoces como el pasado soltar.

 

Odio este sentimiento de impotencia.

De verdad la culpa me quiere matar.

Mi cuerpo poco a poco lo resiente.

Alguien que por favor me ayude a soltar.

 

No esperes que alguien te ayude con el peso.

Eso es algo que debes aprender.

Vive más por ti que por otros.

Fácil decirlo te resulta demoler.

 

De verdad estas alas marchitas,

Ya no logran el cielo planear.

¿Estará condenada mi vida?

Soy simplemente el juez y el verdugo al final.

 

Vida de maldiciones me he atado.

Este debe ser el principio del fin.

Palabras escritas en medio del tormento,

Deja que el universo te alejen de mí.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.