Jose Luis Posa Lozano

CANSANCIO

 
Siento un cansancio negro
que me corroe el alma
que apaga mi deseo, 
que enturbia la mirada

Es un cansancio helado
que oprime la garganta
que clava sus espinas
entre pecho y espalda

Es un cansancio amargo 
que no repara, agota,
la herida en el costado 
que mana sangre y agua,
la pena desbocada 
que clava sus espuelas
la oscuridad sin nombre 
que hiela la mirada.

La voz que dice ¡Basta!,
el último lamento,
la mano que se agarra, desnuda
al clavo ardiendo
la danza vacilante del púgil noqueado,
el toro ante la espada
que arranca hacia el infierno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.