DeNiño

Luna.



Eres tan bella como la Luna.
Y tan pequeña, cual estrella.
Aunque vida solo tenga una.
Seré gato para maúllarle solo a ella.

Por las noches solo das el destello.
Del daño que te causó el Sol.
Sin reproches, te curaré de ello.
Mientras te ilumine la luz de mi farol.

La luz que desprendes me encamina.
Por la curva que me lleva a tu entrepierna.
Mi único rumbo fijo es perderme en cada esquina.
Donde reina la sombra, soy preso de tu caverna.

Tú cintura mueve las mareas.
Me hundo en el sur de su profundidad.
Yo te daré risa, tú a mi seriedad.
Yo seré el manzano atraído por tu gravedad.

Tu sonrisa es tan radiante.
Como la Luna en Menguante.
Así como la Tierra.
Quiero ser tu acompañante.

Me haré llamar Poeta.
Para recitar las frases que te hice.
Mas seré astronauta.
Siendo el siguiente que te pise.


Me eclipso en ti.
Para detener tu condena.
Y así, puedas estar completa.
Tú, mi Luna Llena.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.