Jesús Oscar Ugalde

CRÓNICA

Anda, rosa miel,

es mi sufrimiento contagiado;

ve la casa detrás de ti,

en el olvido de los condenados, en él.

 

Aleja tus consonancias del potro pardo,

su encuadres son nísperos.

 

Centro de ceremonia, antimarcha,

a la sombra de la ermita.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.