Xabier Abando

Elegía (In memoriam M.B.A)



Somewhere (Leonard Bernstein)

 

Te fuiste un funesto otoño,

dictó el destino sentencia,

y a un crudo e inclemente invierno,

que pareció ser eterno,

me condenó, con tu ausencia.

 

Una noche cruel de octubre

nos dejaste, antes del alba,

y otra noche, de repente

bajó del cielo inclemente,  

dejando impreso en el alma,   

 

con el sombrío color

de la soledad de fondo, 

un paisaje aterrador,

que traslucía el dolor 

de tu imposible retorno. 

 

El consuelo y la esperanza

de verte en el más allá 

también me negó el destino,

en vista del desatino

que es la fe en la eternidad.

 

Recuerdos de horas felices  

puñaladas son ahora

porque lo hermoso vivido

no puede ser revivido 

y con nostalgia se añora.

 

Nostalgia de aquellas cosas

que felices compartimos

en genial complicidad,

del amor y la amistad,

compañera, que tuvimos.

 

La cuestión más angustiosa

es que decir no podría

si de darte fui capaz

toda esa felicidad

que, sin duda, merecías.

 

Esa espina se me clava 

en el alma dolorida,

haciendo mucho más dura

la insufrible desventura 

de tu ausencia desmedida.

 

El invierno quedó atrás, 

fundió la silente nieve 

un sol de tímidos rayos,

brotaron flores en mayo,

y todo ganó en relieve.

 

Pero igual que el sol se turna  

con la lluvia a cada tanto,

así también, de por vida,

en mi alma tendrán cabida,

por turno, sonrisa y llanto. 

 

Pasó a mi favor el tiempo,

poderoso lenitivo, 

pero aunque cien años dure

dudo mucho que me cure

de esta nostalgia en que vivo.

 

Te fuiste y lloro por ti

y, en homenaje sentido,

por tu memoria yo brindo.

De mi vida, lo más lindo

fue el haberte conocido.

 

Mil gracias, de corazón.

Gracias por haber nacido,

y regalarme tu amor.

Francamente, fue un honor

que no sé si he merecido.

 

 

© Xabier Abando 17/10/2016

 

Comentarios4

  • Ӈιρριε Ʋყє ☮

    El recuerdo de los que nos han querido nos hace inmortales

    Un abrazo, grandísimo poeta

    • Xabier Abando

      El recuerdo de los que nos han querido nos hace inmortales, tal vez, como dices. También, seguro, nos hace valorarlos más cabalmente tras su pérdida y estarles más agradecidos.
      Muchas gracias, querido Hippie. Un abrazo.
      Xabier

    • M.G.Ratia

      Absolutamente hermoso !
      Evito, con todo respeto, cualquier otro comentario, ya que no existe más sutileza ni delicadeza que en los versos que dedicas a este ser tan amado. Para mí, querido Xabier, hacer poesía es llegar a lo más recondito del lector y tocar con tus manos el corazón. Es mi humilde opinión. Y vaya si lo has hecho. Mi más admirado reconocimiento.
      Un saludo Xabier.

      • Xabier Abando

        Muchísimas gracias, amigo Ratia, por todo. Un abrazo.
        Xabier

      • Luibarca

        Hermoso!.
        Versos que destilan sutileza y tristeza.
        Un fuerte abrazo, Xabier.

        • Xabier Abando

          Muy agradecido por tu visita y tu apreciativo comentario, amigo Luibarca.
          Un cordial abrazo.
          Xabier

        • Tokki

          Cuando se marcha el otro hacia la nada, quedamos con un saldo en contra porque se va ampliando el valor del otro, María; con el paso del tiempo, somos capaces de ver en retrospectiva elementos que pasábamos por conocidos como triviales, pero posteriormente toman la dimensión verdadera y lo que encierran, así nos damos cuenta de lo pequeño que hemos sido, pues no siempre estuvimos a la altura de las circunstancias por imponernos prioridades arbitrarias en nuestro diario vivir.
          Un abrazo poeta amigo.

          • Xabier Abando

            Así es, en efecto, como muy bien dices, amigo Tokki. Muy sabias palabras las tuyas, fruto, sin duda, de la reflexión sobre la base de la experiencia vivida.
            Muchas gracias, amigo y un abrazo.
            Xabier



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.