Espíritu Otoñal

LUTO

 

El embrujo malévolo en tu risa
disfraz perfecto en suave y dulce brisa.
Caricias que trastocan mi cordura
con la perversidad de cruel promesa
¿Cuidarme siempre como a tu princesa?
¡Falacia que en el tiempo no perdura!

El jardín de ilusión muere en tu engaño
¡Se seca mi amapola por el daño!
Todo queda en sepulcro mal pintado
y en letras góticas escrito, el nombre,
el nombre triste..., de mi amado hombre.
Lágrimas viajan desde mi pasado.

Vestir con negritud mi corazón
fue la sentencia cruel de la razón,
pero sin ella, el día moriría
y la noche jamás vería estrellas.
Debí matar mis mariposas bellas
para sobrevivir a tu apatía.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.