Ma. Gloria Carreón Zapata.

MI SOLEDAD Y YO (Narrativa)

 

 

Jorge recibió una inesperada llamada esa nublada y casi primaveral mañana.  Al colgar vi que apresurado se dirigió a la recámara  para luego regresar a la cocina donde yo me encontraba preparando el desayuno. Dio  dos o tres tragos al delicioso y humeante café colombiano, mismo que nos enviaba un amigo de ese país hermano. Acomodándose aún  el saco me notificó que tendría que salir de inmediato.

Me quedé pasmada,  pensando en qué estaría pasando ya que ni tiempo tuvo de contarme a donde se dirigía. --Bueno, tal vez algún llamado--. Me dije a mi misma para tratar de tranquilizarme al ver su comportamiento algo intranquilo.

--Si no regreso a tiempo comes sola bebecita--, susurró, y plantándome un rápido beso de despedida, apenas un leve roce en los labios. Cuando yo lo que deseaba era beberme hasta su alma y quedarme prendida para siempre de sus labios.

Tomó el maletín para de inmediato dirigirse a la salida de nuestro nidito de amor. Lo acompañé hasta la puerta acomodándole el cuello de la camisa color verde jade que hacía juego con sus ojos aceitunados. Tal parecía él  el actor principal de la telenovela. De  paso le ajusté la corbata que traía toda torcida por las prisas, hubiera deseado fusionar me a su cuerpo. Me quedé en la puerta mirándolo hasta que vi que el coche se perdía entre el atasco del tráfico del D.F.

Después de casi como una hora me llamó para comunicarme que tenía grabación y que estaban retrasados y partirían en ese mismo momento. Que le preparara la maleta y que al día siguiente pasaría el chofer por ella y por mí para reunirnos allá. A él no le habían avisado que la grabación  sería fuera de la ciudad.

Me apuré a terminar mi trabajo  para poder alcanzarlo en ese hermoso lugar. Qué alegría poder  visitar esa verde  montaña, ver volar libremente a las aves trinando y saltando de rama en rama. Escuchar el murmullo del silencio dándonos la bienvenida y sobre todo, volver a disfrutar de la deliciosa miel de maguey, qué aunque hacía años no probaba, tengo el sabor en mi paladar de cuando era niña, y mi abuelo nos llevaba de Cerros Blancos,  así se llama el rancho en donde yo nací. Todo eso era parte de mi felicidad. Pensar en Villas del carbón significaba visitar el paraíso y más si era en compañía del hombre que tanto amaba. Cuanto disfruto de la Madre Naturaleza.

Sin perder un solo minuto me puse a preparar  nuestras maletas con ropa suficiente para dos semanas. De pronto, sentí a Jarig  nuestra cachorra que más que mascota ya formaba parte de nuestra familia.  Retozaba rozando mi pantorrilla para llamar mi atención, fue entonces que  me di cuenta que no la había llevado al peluquero y ni siquiera la había bañado. Desconsolada me dejé caer en el sofá pensando que hacer.

No podía peregrinar con ella ya que también viajarían otras personas del elenco en el mismo auto además del chofer.  A la mañana siguiente muy temprano escuché que tocaban la puerta de nuestra “cueva” como Jorge llamaba a nuestra modesta casa, donde fuimos felices por mucho tiempo. Antes de mudarnos a nuestra nueva cabaña cerca de Cuernavaca.

Esa noche me fue imposible dormir. Hacia tanto tiempo que no nos separábamos ni para ir al baño. Estaba tan acostumbrada a descansar mi barbilla con la  de Jorge y así dormir plácidamente en sus brazos.

La noche pasó sin darme cuenta cuando de pronto escuché unos leves toquidos en la puerta interrumpiendo mi sueño. Aún atolondrada me dirigí a abrir, se  trataba del chofer quien sonriente y parado frente a mí  me dio los buenos días respetuosamente.

 

--Buen día señora--, ¿es la casa del director?, preguntó,  -- él  me ha enviado por usted-–, enunció

Asentí con la cabeza afirmando, y lamentando  mi situación me disculpé, tuve que mentir.

--disculpe señor siento no haber podido comunicarle antes que no pasara por mí, dígale por favor al señor que me siento indispuesta--, --me es imposible viajar—, --pero aquí tiene la maleta de él, entréguesela por favor--.

El hombre alzó los hombros resignado para luego marcharse, tenían que llegar cuanto antes a Villas del Carbón.

Voltee a ver a Jarig con cierto reproche, luego arrepentida comprendí que la culpable no era ella, era yo la causante por dejar todo a la desidia. Me incliné para abrazarla y pedirle perdón por haberla acusado de algo que ella ni siquiera comprendía. Me miró fijamente con esos  ojillos que se asemejaban a dos platos escondidos entre el pelaje y sé me recargaba cariñosa intentando empujarme con la parte trasera de su pequeño cuerpo. Esa actitud de Jarig la tomé como que me había perdonado por no haberla llevado con su amo. Pasaron los días y estaba ansiosa por el regreso de mi amor. La casa se sentía muy fría y vacía  sin él. Los tres estábamos tan acostumbrados a andar juntos por todos lados, inclusive hasta acompañarlo a su trabajo.

De pronto sonó el teléfono interrumpiendo mis pensamientos.

De aquél lado de la línea claramente escuché la amorosa voz de Jorge.

--¿Por qué no te viniste mi bebesita? Así me dice de cariño, y siguió --, yo te esperaba ansioso tanto que interrumpí mi trabajo al ver que llegaba el coche del chofer y me dirigí a tu encuentro desesperado por abrazarte. Al ver bajar a los compañeros vi que tú no venías entre ellos y eso me entristeció.

 Dijo en tono melancólico.

Claro estaba que éramos dos almas gemelas, no podíamos vivir el uno sin el otro.

No le iba a decir que no había bañado a Jarig por estar  en Facebook todo el día.

Esos días al entrar a internet  ni siquiera leía, no tenía ánimos ni para escribir. Me quedaba como ausente sólo pensando en el regreso de mi amado, que aún hasta la fecha me es imposible vivir un minuto sin él. Me quedaba horas interrogado me a mí misma, -- ¿qué haría él lejos de mí?--,

-- si al igual que yo me extrañaba o si acaso por estar lejos me olvidaba--.

 Que martirio, contaba las horas del día, minutos y segundos esperando inquieta su regreso, nada reemplazaba su ausencia.

Salía a caminar con Jarig a los lugares que recorría con  Jorge para hacer menos dolorosa la espera, me sentía tan vacía y a punto de la locura. Nos íbamos a andar hasta las águilas para poder subir los abruptos escalones y de esa manera no pensar más en él. Así caería rendida de cansancio y olvidarme del calvario que me consumía. Ese lugar lo recorría de vez en cuando del brazo de mi amado Jorge, por eso  más lo recordaba. Me imaginaba que iba a mi lado murmurándome palabras románticas, yo estaba sedienta de cariño, de su amor.

Pasaron los días y casi sin poder dormir y menos escribir, llegó el día de su regreso.

De nuevo esa mañana volvió a sonar el teléfono y al escuchar su amorosa voz de aquél lado de la línea, de la emoción sentí que me faltaba el aire.

--¡Bebesita, Anastasia, mi amor!— Cuanta falta me haces, dijo, --Hoy estaremos a eso de las tres de la madrugada de regreso.

Me fue imposible retener el grito de tanta dicha. Sentía que el corazón aceleraba los latidos a mil por hora. Como dos adolescentes nos decíamos repetidamente lo mucho que nos amábamos y extrañábamos.

--¡Hurra, hurra! --, --al fin dormiré de nuevo entre tus brazos amor mío--, le respondí.

--Te amo, te amo y te juro que para la próxima bañaré a Ja..--.

Casi sin terminar la frase guardé silencio, sola me había delatado.

Jorge soltó tremenda carcajada para luego decir ,

--¡Jajaja! Sabía que por andar socializando en Facebook, habías olvidado llevar al peluquero a Jarig ----.

 

Que importaba eso ya. Esa madrugada sería la más hermosa de mi vida, al fin volvería a estar  en los brazos de mi amado. Sentir el roce de su piel rozar la mía, sus ardientes labios volverían a danzar dentro de mi boca, ya saboreaba  ansiosa su regreso.

Esa noche no dormiría, me puse a leer interrumpiendo de vez en cuando la lectura, pensando si, ¿será posible eso de morir de amor?, y es que el amor es un sentimiento tan fuerte y aunque lo siento ahora, es muy  difícil de explicar. Bueno, me sentí privilegiada. Por lo menos si moría de amor esas horas en que me sentía sola y desesperada, me iría  feliz, me dije. Dirigiéndome al baño para arreglarme un poco Y así esperar a Jorge con el negligé color índigo que tanto le gustaba. Me recosté para seguir leyendo, al fin si me quedaba dormida Jarig con sus ladridos me despertaría al ver entrar a su amo.

Ignoro cuanto tiempo pasó, serían las cinco de la mañana cuando un ruido me puso en alerta. Me incorporé destapándome lentamente la cabeza para enderezarme a ver el reloj que estaba sobre la mesita, pero no hubo tiempo, Jorge ya había entrado y me contemplaba sonriente y amoroso. Me arrojé a sus brazos feliz de verlo conmigo después de tantos días separados. Así entre Jarig y yo le dimos la cariñosa bienvenida.

¿Qué más daba no haber podido acompañarle? Si ahora lo tenía nuevamente conmigo y eso me hacía sentir la mujer más feliz del universo.

Jorge se metió a la ducha y yo lo esperé ansiosa metida entre las sabanas. Ese mágico y casi amanecido día volveríamos a disfrutar de una segunda luna de miel a la luz de la lamparilla aunque estaba por apuntar el alba. Se escuchaba ya el trino de las aves que uniéndose a nuestra felicidad no dejaban de cantar melodiosamente solidarizándose con nuestro gran amor.

Y sin haber dormido bien, me dirigí a la cocina a preparar el desayuno para mi amado, vi que se levantó y dirigiéndose al baño, me expresó.

--Buen día bebesita--, --ahora estoy contigo--, me dijo amoroso acariciándome la cabellera y regalándome el más dulce de los besos.

Entre charla y desayuno pasaron los minutos, de pronto, escuchamos sonar su celular, él se me quedó mirando como dudando en contestar, asentí con la cabeza sin dejar de sonreírle. Sólo escuché que respondió a la persona que estaba de aquél lado de la línea.

--De acuerdo, ahora mismo voy para allá--.

-- Amor, tengo que salir--, dijo y salió apresurado sin terminar su desayuno--.

Me quedé sentada dando  gracias a Dios, porque tenía trabajo. Tomé el collar de Jarig y luego de atarla a su correa salí de la cabaña para dirigirme al pueblo. Esta vez no me tomarían de sorpresa, iría a dejar a Jarig al veterinario para que le dieran su baño y su corte de pelo.

Estando en el veterinario Jorge me llamó para comunicarme que no lo esperara a comer, llegaría tarde.

Sin apagar el celular  me quedé con él pegado al oído pensando mil cosas. Cuando inesperadamente de aquél lado de la línea escuché una voz conocida de mujer. A Jorge sé le había olvidado apagar el celular. Era ella, mi mejor amiga Stella, si, era ella no cabía duda, era su voz.

Me puse de píe y comencé a caminar nerviosa sin  dejar de escuchar lo que decían.

--No estoy de acuerdo en seguir compartiéndote con Anastasia--, --así que le pides el divorcio o aquí terminamos, dijo muy alterada--.

Jorge por su lado respondió, --te he dicho que es algo despistada, tú la conoces vive en su mágico Mundo, nunca se dará cuenta que tú y yo--.

Sentí que el mundo sé me venía encima, por un momento quedé paralizada sin saber qué hacer. Mi castillo de cristal se derrumbaba a pedazos. No supe ni como llegué a la cabaña y después de guardar mis sueños en la maleta y escribirle un mensaje de despedida a Jorge, también recordándole que pasara  recoger a Jarig a las seis de la tarde con el veterinario. Marché de mi maravilloso mundo para siempre con el corazón lastimado y el alma pisoteada. Jurándome  una y otra vez nunca más volver a amar.

 Lo amaba tanto que fui tan cobarde, no quise escuchar de sus labios la confesión de su desliz. Por dignidad más que por orgullo decidí hacerme a un lado y dejarlo ser feliz con su nueva adquisición. Con el rostro en alto e inundado de un mar de lágrimas, pero también orgullosa de haber entregado lo mejor de mí. Sin decir nada a nadie  deambulé no sé cuánto tiempo por la gran urbe. Luego decidí irme  vivir a la montaña ausentándome del mundo solo con mi antigua y querida compañera, mi fiel amiga soledad.  Y en la vieja maleta sólo un montón de ilusiones hechas trizas.

 

Autora: Ma. Gloria Carreón Zapata.

Imagen tomada de Google.

Comentarios6

  • Amalia Lateano

    Hermosos pensaminetos cargados de profundos sentimientos
    Qué belleza hay en tus letras querida amiga de ese
    amor que quedó en tus recuerdos y que quizás vuelva a ti,
    no hay que perder las esperanzas, gracias por compartir tan
    hermoso y sublime inspiración.

    Mis saludos fraternos.
    Amalia

    • Ma. Gloria Carreón Zapata.

      ¡Jajaja! Bueno me hubiera gustado matar al protagonista de la historia en la narrativa, por traidor querida amiga Amalia Lateano. Solo es inspiración, pero sin duda hay muchas mujeres y hombres que han vivido esto de la traición. Honrada con tu bella presencia en mis modestas letras, gracias. Un cálido abrazo paisana.

    • Ӈιρριε Ʋყє ☮

      Muy bueno.

      Impecable el cambio de clima, que cae de pronto como un baldazo de agua fría. Muy bien narrado.

      Un placer leerte

      • Ma. Gloria Carreón Zapata.

        Gracias estimado Hippie Uye, me siento honrada con su apoyo y comentario. Un cordial saludo desde México, gracias.

      • Jorge Horacio Richino

        Me encantó tu escrito, Ma. Gloria!!
        Lo haces todo muy llevadero. Tienes una forma amena de describir las situaciones y eso aliviana la lectura!
        Está visto que la tecnología; en cuanto a los teléfonos, como las cuentas en medios virtuales, etc., han sido causantes de problemas sumamente graves, como le sucede a la protagonista de tu relato!
        Suerte que ella era una persona demasiado buena y cargada de mucha tolerancia, lo que es raro ver en una mujer y menos cuando le sucede algo duro de soportar. Por esa razón el canalla del tal Jorge se salvó de cosas mucho peores si hubiera sido otra su pareja.
        Muy bueno tu cuento... yo diría excelente!!
        Me agradó muchísimo!!
        Mis aplausos para ti y un cordial abrazo!!!

        • Ma. Gloria Carreón Zapata.

          Sin duda estimado autor Jorge Horacio Richino. Muchas separaciones hoy en día a causa de la tecnología. Pero por algo se dice que el amor es sacrificado, paciente, bondadoso. No es envidioso, ni jactancioso, ni egoísta, no guarda rencor, todo lo soporta, eso es cuando se ama de verdad, sé busca la felicidad del otro. Honrada y agradecida con su presencia en mis modestas letras. Un cordial saludo desde México.

        • Paco Jose Gonzalez

          Gran capacidad narrativa.

          • Ma. Gloria Carreón Zapata.

            Gracias estimado Paco Jose Gonzales, honrada con su apoyo a la lectura, un cordial saludo desde México.

          • María Isiszkt

            Por desgracia esas situaciones suceden demasiado a menudo...pero luego llega el momento de la verdad y recapacitan y ven el error cometido.
            Buen relato compañera
            Un beso

            • Ma. Gloria Carreón Zapata.

              Sin duda bella autora Isizkt, agradecida y honrada, te abrazo desde México.

              • María Isiszkt

                Yo desde mi tierra catalana querida Ma GLoria.

              • Margarita Dimartino de Paoli

                MUY BONITO TU RELATO, DEL PRINCIPIO AL FIN, ME TUVO ATRAPADA.-

                UN BESO EN LA DISTANCIA CON CARIÑO.-

                MARGARITA

                • Ma. Gloria Carreón Zapata.

                  Honrada y agradecida querida y talentosa autora Margarita Diamartino de Paoli. Un cálido abrazo desde México.



                Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.