Juan Diego Duque

Todo está mal

El presente día es uno en el que te despiertas y tu cabeza el mundo va a mortificar.
Seré breve para los que leer no quieren.
Ellos me quieren acabar, yo me anhelo acabar.
Cada día se vuelve más cáustico y extenuante de aguantar, las mentiras ya no son fácil de velar y la soledad no tiene piedad.
Te recordaré las supuestas razones por la que vine acá: trabajar, sobrevivir, buscar pareja y ser medianamente feliz.
La verdad yo no quiero eso, sino vine a hacer eso es mejor irme, el propósito es casi incompetente.
No quiero de solución a Dios, porque yo soy mi propio Dios, y si yo mi Dios no me puedo ayudar, creo que la única solución sos vos.
Ya casi no me preocupo por mis versos, lo único que no quiero es perder los besos de mi amada.
¿Cómo hacerle poesía dulce a gente que es dura conmigo?
En verdad los quiero, pero nos los aguanto.
Te escribiría dos poemas de amor pero no sanará mi dolor.
En todo lo que escribo cada coma es una apuñalada más y cada punto es un verso que se acaba de suicidar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.