julio de guernica

Sábado de otoño

Sábado de otoño, pasar a buscarte,

una espera ansiosa rondando tu puerta;

de repente el aire se impregna en tu aroma,

y ante tu llegada, el alma me tiembla.

A tu lado siento que todo florece,

que hay nuevos colores y nuevas promesas,

de pronto hago cosas, ayer impensadas,

sólo por la magia de tenerte cerca.

En cada mañana que pasé contigo,

descubrí universos, al seguir tu huella,

se alumbró mi cielo en la luz de tus ojos,

y mi noche oscura se pobló de estrellas...

Pasaron los años...Y ante un nuevo otoño,

duele mas la herida atroz de tu ausencia,

que en cada segundo retorna en recuerdo,

me explota en la carne y me arde en las venas.

Y el sábado vuelvo, te busco en el parque,

contemplo los rostros, miro las siluetas,

de cada persona que cruza a mi lado,

pensando que vienes, soñando que llegas.

Porque la locura de quererte tanto,

ha postrado mi alma a tus pies, prisionera,

del beso escondido en la flor de tus labios,

del sol de tus ojos, y de tu belleza...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.