VICTOR BUSTOS SOLA

TARDE OTOÑAL

 

La tarde otoñal,
huele a pecado,
la hierba arde
allá en el prado,

dos cuerpos agitados
entregados al placer,
amagan las luciérnagas,
revelar su existencia,

miles de caricias,
y ningún juramento,
miles de besos,
todos prohibidos,

y no es pecado,
es un amor
demorado,
por insolencia,

un amor de
furtivas miradas,
y pieles encendidas,
por roces al pasar,

imposible evitarlo,
doblaron los barrotes,
y ardientes deseos,
brotaron de sus cuerpos,

se detuvo
el tiempo,
y comenzó
el festejo,

que primero ella,
que primero él,
que bien juntos
a la vez,

exquisito
apareo,
de doble
fruición,

tiembla la tierra,
cruje el cielo,
y no es tormenta,
es un cataclismo de amor.

Víctor Bustos Solavagione

Comentarios1

  • Syol *

    Un deleite de lectura...

    • VICTOR BUSTOS SOLA

      Muchas gracias por tus palabras SYOL4266...saludos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.