RODRIGUEZ NUEZ

de las cartas a Naye

Amor, mírame con los ojos cerrados,

y abre bien los parpados del alma,

búscame en ese espesor oscuro,

porque hay algunas cosas que se ven mejor,

con las luces apagadas,

¿ahora me ves?,

soy el invisible que siempre te mira

en el humo y en el mar,

yo no añoro otras vidas,

(probablemente vidas 

más entretenidas que la mía),

puesto que

únicos son mis pasos desde que tu amor

cuelga de mi pecho,

no abras los ojos, no todavía,

pero sígueme mirando,

acaricia mi voz,

tócala con tus manos,

como acaricias mis mejillas,

mírame aquellas tardes de caminar

con la mano dentro de los bolsillos

y con el corazón dentro de una burbuja,

mírame aquellas noches de desvelo

donde el destello fulgurante de tu recuerdo

me impedía conciliar el sueño,

puedes ver y no soy mas que eso,

mírame de niño soñando un amor como el nuestro.

 

Comentarios1

  • Sami Sanz 🌷

    ¡Hermosos versos con destello fulgurante!

    Saludos amigo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.