Hermes Antonio Varillas Labrador

“Doña verdad y doña mentira”

“Doña verdad y doña mentira”

 

En honor a la leal verdad

vayan estas letras menudas

para recrear una leyenda

aleccionadora y muy aguda,

se cruzaron la blanca verdad

con la mentira barbuda y bigotuda

saludando la segunda a la primera

sin embargo, recelosa por las dudas,

mirábale con bastante desconfianza

viendo que en las sombras se escuda

Dijo la mentira: “¡Que bello lago!”

Desde lejos sus aguas nos saludan

nademos en ellas dijo con patraña

un baño en ellas nos lavará agruras

Pensó y pensó doña verdad

en un adagio como ayuda

 “A la oportunidad la pintan calva”,

nunca cabelluda o melenuda,

le aceptó bondadosa el reto

cayendo en una trampa muy filuda

Cuando nadaban tranquilamente

salió doña engaño muy conchuda

y vistió las ropas de doña verdad

que quedó boquiabierta y casi muda

sin osar vestir ropas de la falacia

prefirió andar manifiesta y testaruda

Queda como colofón de estas letras

una moraleja bastante cruda.

Priva la mentira disfrazada de verdad

y no la verdad notoria y desnuda...

 

Por Hermes Varillas Labrador

 

1867       30/04/2018

Comentarios2

  • Jony Alba

    Me encantó!! Sin palabras je. Bendiciones

    • Hermes Antonio Varillas Labrador

      Gracias Jony Alba, al menos eres más objetivo en tan pocas palabras que quien te sigue en los comentarios... Bendiciones recíprocas colmadas de mucha honestidad y menos intolerancia....

      • Jony Alba

        Gracias amigo poeta. Muchas veces la gente busca cualquier cosa para que lo vean como un opinador inteligente. Hablando del poema esta muy bueno. Sobre el comentario de abajo no digo nada, es su opinion y la respeto sea correcta o no (no entro en discusión). Saludos

      • Hay 1 comentario más

      • Alberto Acevedo

        Saludos amigo Hermes. Muy buen poema, como siempre, haces derroche de tus dotes como poeta. Un abrazo hermano.

        • Hermes Antonio Varillas Labrador

          Agradecido enormemente mi estimado colega educador y servidor público, por la lectura y estimulante comentario. Se hace lo que se puede por las letras.
          Mis saludos amigo Alberto Acevedo son recíprocos hasta la otrora "ciudad de los techos rojos", nuestra cosmopolita Caracas...



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.