Al Duborg

Gemidos

 

  Azahares fragantes 

 perfume de tu pecho

 estrellas fulgurantes

candiles de tu lecho

 

Encendida tu boca

dulce de miel espesa

caramelo que aloca

mis pupilas princesa

 

Al besarnos morena

 despojo yo tu enagua

con soplidos de arena

penetramos la fragua

 

Túnel sin estaciones

nubló todo sentido

sinfín de exhalaciones

quedó el miedo perdido

 

avatares ardientes

 pasión desenfrenada

con gemidos candentes

forjamos la velada



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.