Ron Alphonso

102. Súplica

Súplica

Alguien dijo: "Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo"
Apóyate en mi y haz que mi mundo no se detenga jamás.
Pinta de colores mi existencia, enseñame a bailar bajo la lluvia incesante de mis lágrimas.
Camina de mi mano los senderos de la angustia y cuando la tormenta se vuelva calma, refúgiame en tu cuerpo para siempre.

Ron Alphonso
26 de abril de 2018

Comentarios3

  • Narangel

    Mucha soledad transmite

    • Ron Alphonso

      Ciertamente, amigo Angel. Gracias por leer y comentar, de eso nos nutrimos.

    • Narangel

      Soledad y tristeza pero con esperanzas como se ve en ese verso
      "Pinta de colores mi existencia, enseñame a bailar bajo la lluvia incesante de mis lágrimas"
      Gracias por la inspiración que me dio aliento para, así como vos, sacar esperanza y belleza de la tristeza.
      "Así como vos" en lo que se refiere a la esperanza ya que mis poesías no tienen tanta belleza.

    • anfaber

      Precioso!!!.... Los colores estan dormidos dentro de uno, Ron!..solo hay que despertarlos!
      "enséñame a bailar bajo la lluvia incesante de mis lágrimas"....hace unos años atrás, tuve mi maestría en el baile incesante de mis lagrimas...¡No te imaginas cuanto lo agradezco!....ahí , justo cuando volvió a salir el sol apareció el arco iris de mis propios colores...los auténticos!

      Un abrazo!

      • Ron Alphonso

        Asi es Andrea, a veces nos centramos en situaciones que tornan gris la vida, negándonos la belleza de los colores, empecinados en utopías que solo consiguen desbordar en lágrimas nuestros sentimientos. La felicidad esta oculta detrás de la tranquilidad de un amor sin compromisos, que no encadene nuestra libertad. La tranquilidad y la libertad, están por encima de cualquier promesa de amor eterno, el adjetivo ya implica obligación. No permitas que nada empañe el brillo de esos, tus colores. Un abrazo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.