Kleber Exkart

Tierra de Vid

He bebido de los viejos

odres de tu vino tinto

conozco el sabor de tus mujeres

de las enredaderas de la uva

del desatino de su destino

todas boca al suelo sin quereres.

 

De California a Oregón

de Paso Norte a Juárez

tierra de vid, tierra madura de uvas.

Las raíces de tus mujeres son profundas

calan como en suelo arenoso

su sangre los ha teñido con un tinte rojizo.

Juárez se esta quedando

sin la Eva mitocondrial

sus mujeres como lobas

aúllan en los viñedos vaciados de odios.

 

Andalucía mira desde el extramuros

celosa de los suelos calizos y pedregosos

donde las raíces de vida de la vid

de Juárez se adentran como simiente

en la ruta del vino.

 

Aquí, allá 

y en las otras fronteras los hombres

emborrachan a sus mujeres

con el mejor vino espumoso

luego cortan sus venas y tuercen sus cuellos

en una orgia de muerte que no acaba.

Las uvas maduras

deberían oler a mujer, gustar a mujer

su orgasmo debería sembrar vida

no drenar la sangre de ellas.

 

No me sentaré a beber su vino amargo

ni me sentaré con los asesinos de sus mujeres.

La Heroica Ciudad Juárez

cambio su vino tinto por sangre

y ha emborrachado a Francisco Maderos,

Venastiano Carranza, Francisco Villa

y al mismo Benito Juárez.

 

Un aliento de muerte sube por todo el valle

viene desde el desierto de Chihuahua

los emborrachados del vino han

macerado en odres a sus mujeres

No beberé su vino sabe ajenjo, es veneno.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.