maltez62

TABERNA

TABERNA

Sonaba la rokola disco trás disco

música como un tango o un flamenco

de vez em cuando un despecho o un “fado”

tristezas de otrora

algunas veces perdidos.

Ya con las puertas cerradas de la tasca

los clientes juntos al dueño

y a los empleados,

el sueño obligaba a cerrar los ojos

el hambre ya la sentía en el estómago,

el frío de la calle desnuda y oscura

daba una mirada de la noche cruda

con alguna fantasía de neblina,

daba aquella tristeza de soledad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.