Giovanni Fernández

Sueño prohibido

     Escuchas pero no oyes , sientes pero solo la brisa , miras pero solo su rostro, respiras pero ya no es suficiente para vivir,  tu hambre de  lujuria aumenta a cada parpadeo,el deseo de tus labios los suyos

Eschas su silencio y te conmueve, sientes sus pensamientos y te confunden,   observas su sonrisa y te condena,     aspiras su aroma y te apasiona,     desgarras sus labios en pensamientos vanos y nunca te sacias, la melodía de tus oídos sus palabras, mis manos se empapan de las ganas por palpar las suyas, el unció aroma que anelo es el que dejas al pasar.

     El centro de gravedad de tus pupilas sus    labios y cabellos persives que es perfecta y aun no te dignas a acercartela deceas cobijarte entre sus cabellos y respirar el aroma de su cuello perfumado hasta quedar profundamente dormido y enredarte con ella en un sueño prohibido. 

  

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.