Pilar Gonzalez Navarro

"ACUNA MI LLANTO"



 

Te obedecí como hago siempre
y apretando con fuerza
los ojos, intenté soñar contigo
pero no lo logré y a tu
cuerpo ausente, me abandoné.

Lloré un llanto acallado,
hasta tierno diría, pues pensar en ti
cuando la pena llega, siempre
me reconforta y me provoca una sonrisa.

Me pareció ver entonces,
tu mirada pilla, esa que al mirar abraza
y como me tendías los brazos
para que en ellos descansase tranquila.

Una caricia de miel pude
sentir en mi pelo y se erizó mi piel
al notar la dulzura de tu tacto.
Volvieron a emocionarse mis ojos
al sentirte tan real y cercano,
mientras caía presa de tu encanto.

Recorrías mi ser con esas
manos que deseo tanto y me estremeció
ese frío lindo que sube en espiral
por la espalda cuando
el éxtasis, en instantes, te eleva al cielo.

Y poquito a poco, voy cayendo
en el letargo que sigue al llanto, sosegada,
sintiendo tu calor a mi lado
y tus ojos de otoño, mis sueños velando.

¡Cuanto te necesito a veces!
¡Cuánto te quiero siempre!
Cuánto daría por despertar a tu vera
aunque sólo fuese una
noche, cerrando lentamente los ojos
y callando mi llanto
con los besos de tu boca, que hago
míos cuando me siento sola.

Pilar González Navarro
Abril 2018.

 

Comentarios1

  • Ivette Troncoso

    “Cuánto te quiero siempre!
    Cuánto daría por despertar a tu vera
    aunque sólo fuese una
    noche, cerrando lentamente los ojos
    y callando mi llanto
    con los besos de tu boca, que hago
    míos cuando me siento sola.“

    Las hago mías! Gracias!

    Saludos!!!

    Ivette



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.