Federico Mendo Sánchez

MUJER DIVINA

 

 

 

 

Mujer tú que conoces mis defectos y debilidades,

tú que escuchaste un día  mis gritos y errores,

tú que me acompañaste en mis felicidades,

hoy tú eres la esencia de todos mis amores.

 

Eres la mujer ideal de todos mis sueños,

de mis tardes de verano junto al mar,

tú que me diste amor y me diste hijos,

dime tú si algún día, te podre olvidar.

 

Solo a Dios le pido su misericordia,

de que me de la vida para poderte amar,

que en mis sueños estés día tras día,

y en la noche me esperes para poderte hablar.

 

Eres amor y pasión, eres melodía,

eres el encanto de la creación divina,

eres en mis penas, mi luz de alegría,

eres que con sus manos, mis pasos encamina.

 

Mujer tú que eres felicidad y eres sonrisa,

no cambies tu alegría, ni tu voz, ni tu canto,

deja que la mañana te cubra con su brisa,

y seque tus mejillas del dolor y el llanto.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.