M.G.Ratia

EL NIÑO DE 16

El niño de 16,
guarda en su nuevo jersey,
su carnet de contrabando.
De pronto se ha hecho mayor,
y en el columpio ya no,
pasa las tardes jugando.

 

El niño de 16,
solo tiene trece años...
siempre lleva la razón,
cualquier amigo es mejor,
para seguir caminando.

 

Al niño de 16,
ya no le gusta leer,
los libros que antes leía.
Ahora prefiere jugar,
acostado en el sofá,
perdido en las maquinitas.

 

Debajo de la nariz,
la pelusa le palpita...
perdido en el ajedrez,
de quien no le gusta a quien,
deshojando margaritas.

 

Si al niño de 16,
le riñe algún profesor,
y este te cita un buen día.
Que sepas que él nunca fue,
porque él nunca molestó,
solo le tienen manía.

 

Y dentro de su anorak,
solo guarda trece inviernos...
él nunca tiene qué hacer,
no cumple con su deber,
él solo tiene derechos.

 

Al niño de 16,
cuando le toque cumplir,
la edad que no cumplió Cristo.
Y quiera reflexionar,
y se dé cuenta por qué,
realmente no fue muy listo.

 

Será tarde para andar,
los caminos desandados...
y su papa y su mama,
abrazarán el sofá,
llorando desconsolados.

Comentarios2

  • Jorge Horacio Richino

    Excelentes consejos para un niño que está en esa edad especial en que su mente parece que flotara en el aire, ocupada en distracciones --que creo yo-- son propias de la edad. Aunque se debe guardar algunos momentos para la cordura, a fin que no le suceda lo que mencionas al final de este bello poema!!!
    Hermoso versos, me han encantado!!!
    Un gran abrazo!!!

    • M.G.Ratia

      En un marco musical de rock & roll, me inspiró mi hijo que contaba trece años por aquel entonces pero en su mente ya cumplió los dieciseis o más... La preadolescencia que lo argumenta todo y si no, siempre hay razones del algún amiguete, más poderosas que la de los papás para llevar la razón a toda costa.
      Hoy tiene quince y es un prehombre muy majo. Gracias Jorge por tus comentarios recibe como siempre un cordial saludo.

    • Xabier Abando

      No sé qué pasa últimamente, que escribo comentarios y luego me desaparecen sin saber por qué. Algo mal haré, evidentemente.
      Pues nada, te decía antes que este es un buen poema, como para ponerlo en la escuela, aunque, como tú bien dices, los chavales de 16 siguen en sus trece y son malos aprendices, porque siempre tienen la razón, aunque casi nunca la usen. Como no siguen consejos, no sabrán qué vale un peine, hasta que lleguen a viejos,
      Un abrazo.
      Xabier
      Xabier

      • M.G.Ratia

        Buenos días Xabier.
        Me ha pasado también, después de un tocho escrito le doy a enviar y sin saber por qué, no hay "send" que valga.
        A colación, si nosotros naciamos con un pan debajo del brazo, (mis padres aún andan buscándomelo y jamás me lo encontraron), estos chavales de "dieciseis" nacieron con las instrucciones de cualquiera de estos dispositivos que yo llamo, "retrohumano". Es increible, te programan el DVD antes de sacarlo de la caja.
        Que tengas un buen día Xabier, aquí en Coria del río, nos visita cada noche un tormentón con unos truenos propios del caracter de un preadolescente... jajaja...
        Abrazos Xabi.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.