Fernando Magnífico

La chica de las fotografías

Le di un vistazo a lo que pasó,
en el baúl de los recuerdos viejos.
No te atrevas a pensar que
me olvidé de ti.

A pesar de odiar las fotografías,
accedí a una en más de una ocasión.
Nunca importó la decoloración, me dio
siempre igual si era en blanco y negro,
lo importante es que
apareces ahí.

Mi primer amor, el último amor.
Mi primer amor, no,
mejor dicho, el único.

Aún está escrito en mis paredes,
cada fecha y el más íntimo recordatorio.
Junto a ti cada momento era memorable,
no lo preguntes, yo quería que fuese así.

Tener un amor, un primer amor.
Tuve un amor, uno entre muchos,
mejor dicho el único.

Lo han preguntado alguna vez, y siempre se me eriza la piel. Hablan de la chica de las fotografías y es un orgullo decir:

Ella es mi primer amor, mi más grande amor.
Ella es mi amor, mejor dicho, el único.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.