Antonio Encinas Carranza

Perdóname si te falte

 

Hoy desperté muy de madrugada
Nada pudo despejárme
Ni el ruido de la mañana
Ni la urgencia por levantarme

Permanecí en silencio mirando el cielo
Y pensando en lo que ocurrió,
tu imagen aparece de pronto.
Lo presentí, tu también estás en lo mismo.

Cada vez que en mis sueños renaces
Surges de las moléculas del aire
y de entre las cosas inanimadas. 
Permaneces distante.
Difícil de alcanzarte.

Siento una gran pena.
Me siento como una hoguera apagada.
Como eclipsado, en sombras.
Como un camino sin final.

Solo déjame vivir mi obsesión
Desempolvando los recuerdos
Sacudiendo la memoria
Destapando el tiempo.

Cada vez que me acuerdo de ti
El universo se detiene.
Oigo tu voz llena de música.
Oigo tu voz llamándome.
Oigo tu voz bajita diciéndome “te quiero”
Y siento tu aliento que se vuelve tiempo.

No quiero olvidarte.
No pienso olvidarte.
Solo quiero recordarte.
Yo sé muy bien que con la mente
No puedo acariciarte.

Solo sé que un día
O tú vienes
O yo voy

No podemos tener un final sin sol
sin calor, sin amor.
Debes de saber que no fué 
ni tu culpa, ni mi culpa.

Perdóname si te falte,
solo te diste la vuelta
y te alejaste sin voltear,
sin mirar atrás
Sin pedir explicaciones.

Te volviste sombra y luz
tierra y mar
siempre serás mi mejor recuerdo 
nunca un vuelo al olvido.

Antonio Encinas Carranza
D. R.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.