Sensiges Yameroga Alviel Vordaco

Abril y un corazón

Tengo tanto que escribir,

pero no se por donde comenzar.

Mi alma está apenada,

cabizbaja lleva la cabeza

ya no sabe que hacer,

el triste recuerdo de un amor

que nunca ocurrió,

tiene a su pobre corazón

en pedazos,

justo allá en ese rincón.

Quiero repararlo

pero no hay espaládrapo

que una esos trozos muertos,

todo acaba ahí.

El sol ya pierde el brillo,

todo se vuelve oscuro,

este es el último aliento

que dejo escapar.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.