Alma atormentada

Gaditana, pienso en ti (Rima XVI)

Que preciosa chica Andaluza

Deje escapar,

Madre mía, solo yo

Lo pude estropear,

Todavía sigo

Sin estar,

Porque ese momento

No volverá a pasar,

Que estulto fui

Al dejarte volar,

Mi débil voluntad

Y el penco que vino a aullar,

Me consiguió manipular,

Mi cerebro se

Puso a vacilar,

Y te conseguí

Atediar

Después de dos

Días sin descansar,

En ningún momento

Te pretendí amancillar,

Soy yo, el que se

Tiene que avergonzar.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.