Hidalgo Caballero M.

LA LUZ.

La luz.

 

Un error de cálculo mina la fe

y deprime la noche,

mil años no sirven

si el quebranto sucede

cuando el crepúsculo asoma

y el ímpetu mengua.

Piensa la luz que el día es eterno

y que nunca oscurece,

lo sabrá cuando su impulso fracase

y su corazón se abata.

Cuando cicatrice heridas,

repase su vida y momentos perdidos,

quizás ni atendidos.

Bendito sea el fugaz poderío

de un amanecer joven.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.