Leandro Rodríguez Linárez

Intitulado CCCLXXXIII

Autos mudos,

Casas maquilladas por sombras a punto de partir,

Todo cabe en las venas del silencio.

Zapatos empapados de palabras que nunca vivieron,

Voces, risas, gritos en orfandad,

como perros callejeros buscando amo.

Horas sin sus abrigos, parecen huir de los puñales de la noche.

Puentes, edificios mudos,

Hechos de piedras y arenas que antes rugían,

Hoy callan como nidos abandonados.

Esta brisa inaudible,

Esparce sus trozos en cada despedida,

Parece te encontró mujer y se marcha lentamente,

Engañándome a mi y al silencio…

 

LRL

23/4/2018

Comentarios1

  • Texi

    -¡Cuánto tiempo! Gracias por compartir.
    Me gusto sobre todo la frase donde dices "todo cabe en las venas del silencio"
    UN ABRAZO




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.