VICTOR BUSTOS SOLA

USTED ME GUSTA SEÑOR

 

Usted me
gusta Señor,
fue su dulce
confesión,

días y noches,
vive en mi
mente y en
mi corazón,

me acicalo
de lo mejor,
para penetrar
en su ser,

como un 
remolino
vertiginoso,
o manso,

a veces dudo
de lograrlo,
a veces creo
ser ignorada,

pero no ceso
en mi afán,
de ser su
amante,

novia,
o esposa,
estar con Usted,
a Dios ruego,

no sé cuanto
debo esperar,
y si es toda 
la vida,

no tenga dudas,
lo esperaré,
aún después 
de este mundo,

mi cama está
inquieta,
con blancas
sábanas,

mi almohada
es mi confesora,
y sabe que 
lo aguardo,

pregúnteme 
algo Señor,
quiero que sepa
todo de mi,

y escuche
mis latidos,
sobre mis cálidos
redondeles,

Usted me
gusta Señor,
no me deje
morir de amor.

Víctor Bustos Solavagione



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.