FELIX SALVADOR ALARCÒN PECORI

SEÑOR DE LA TERCERA EDAD.

Santo señor,de la tercera edad;

ayudanos a soportar,

esta carga de la edad

por la cual invocamos tu piedad.

 

Vivimos,dìa tràz dià;

esperando,tù santa desiciòn.

Que cualquier dìa de estos,

nos lleves,a una vida mejor.

 

Estamos,ya muy cansados;

de tanto venir batallando,

y esperamos con paciencia,

tù santa voluntad.

 

Nò,ha sido fàcil la vida;

para algùnos,màs dificil aùn

pero,siempre la mayorìa;

a deseado,una vida mejor.

 

Sin contar los sobresaltos,

que la familia nos dà,

igual la sociedad;

nos maltrata por la edad.

Cuando llega la vejèz,

nos duele todo a la vèz;

pero no encontramos nunca,

alivio a estos,coletazos.

 

La mente,la mayorìa;

la tiene,lùcida y presta,

pero el cuerpo muy maltrecho;

unos caminando y otros en su lecho.

 

A nuestra pareja la vemos,

con mirada de gran piedad,

que solo nosotros,entendemos;

recargando nuestra voluntad.

 

Asì podemos confiar,

que llegaremos al final,

y en un abrazo celestial:

¡¡Dios nos acogerà!!

 

Comentarios1

  • Maria Isabel Velasquez

    Se debe vivir la vida con buena actitud y dándole gracias a Dios por cada día que nos da, depende de nosotros hacerla más fácil o dificil
    Sonreír ilumina nuestro corazón.
    DTB SIEMPRE

    • FELIX SALVADOR ALARCÒN PECORI

      Claro que sì,colega Maria Tsabel,con Dios todo es posible,lo que sucede es que las generalidades,hay que comunicarlas,para aprender el uno del otro,pero el corazòn la sonrrisa y el amor,a esta edad lo tenemos reservado para nuestro creador y padre amado.Se te quiere mucho por el comentario.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.