Lucas Gress

Historia de impotencia

                                                           El hilo en el ojal con delicadeza

                                                debe por diminutos bordes

                                       su seda piel traspasar sin rose.

 

El pulso del desatinado sastre,

             donde el viento pasa como fina hebra,

                     con su mano trémula calcular el paso

                            de una punta despuntada del hilo intenta.

                     “torpe… estúpido… ¡viejo lastre!”

           masculla contoneándose la caprichosa hebra 

diminuta. astuta. socarrona

           al senecto arquitecto zambulle en cristales y mofa.

 

Sofocado y melancólico, el sastre suspira

                   una mano en la hebra y otra en su tristeza,

                          a las manecillas maldice, quienes al tiempo devoran

                                y al cucú que se asoma en el umbral de su ceguera.

 

¡Ah!                      ¡Desdichado!                     ¡Despreciable tirano!

                            Otra hebra más

         que al ojal desde el ovillo.

de la maestría de tus manos.                                             

¡se ha fugado!

Comentarios1

  • la flaca

    👌🏻



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.