GuillermoO

Los secretos del frío

empujar una puerta

(crédulo yo)

ahora que tu silvestre manera

de oír el acecho de la lluvia

deviene en rechazo a mis ofrendas

 

cavo al pie de un árbol

grandes nubes pobladas

para que la mañana substraiga

un poco de agua de mi rostro

 

empujar una puerta

buscando no sé qué designios

como si yo fuera hijo del fuego dentro de una caja de papel

mirando infinitos

 

abrir una puerta

atesorando gestos

que no se repetirán

aliados a antiguas aventuras

soplando tras la hierba

los secretos del frío

 

 

ahora sé que no hay nadie

detrás de la puerta

 

 

yazgo como alucinado

 

 

pero el alucinado no parte

invoca culpas   rebeldías

subsiste en el negado corazón

detrás de la puerta 

sostiene   quema 

y ama 

los secretos del frío.

 

Guillermo

D. Nac. del derecho de autor

Comentarios1

  • Melba Reyes A.

    Qué bello, querido Guillermo. Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.