argantonio

El río y el mar

El río llega cansado al mar,

se entrega tras regar campos y desiertos

transformándolo todo en paraísos ciertos

ensenñándonos a amar.

 

Amar es dar sin esperar pago,

vivir para ayudar a bien vivir,

vivir para ayudar a bien morir,

y hacer este trago menos amargo.

 

Tan innumerables como las estrellas.

Son los seres humanos que habitan el  mundo.

 

La existencia de la tierra podría ser bella,

si de verdad fuéramos hermanos,

y se apostara por la vida con un si rotundo.

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.