AL DUBORG

EL INTERNAUTA

Llegó a un lejano pueblo, un forastero

Ataviado con ropa suave de  algodón

 La maleta de carga y de lujo, un bastón

Sin harapos, barba negruzca  y sombrero

 

La taberna del pueblo le dio la bienvenida, fue el primer lugar en visitar aquel hombre, la algarabía era la apoderada del local, mujeres y hombres bailaban al son de las teclas de un  viejo piano, todo era fiesta, nada era en vano, se dirigió a la barra, pidió un trago de ron al cantinero, doble por ser el primero de la noche y pasaron las horas, hasta que el derroche, le daba entrada al alba, dando por terminado el toque…

 

¿Cómo se llama este pueblo, preguntó  el forastero? San Ramón del Pantano, respondió el cantinero ¿cuál es su nombre señor forastero? Antonio Gómez, y tú ¿Cómo te llamas? Danilo Borges, para servirle, respondió el tabernero, es hora de cerrar, querido amigo,  por cierto Danilo ¿Dónde puedo hospedarme? Anda a casa de Doña Donatta, ella es mi tía y tiene una pensión, el alquiler no es caro, dile que vas de parte mía…  Un camión que pasa con altoparlante, anunciando la víspera de  las fiestas del santo del pueblo, a viva voz, hace la presentación previa de los artistas que harán su show en la noche de ese día, anda a descansar Antonio, un placer conocerte, nos vemos más tarde y hablamos mejor, aquí será la gran fiesta, el placer es mío buen hombre, seguro nos vemos aquí,  en tu  taberna…

 

Llegada las 8:00 pm, después de un merecido descanso, entró Antonio nuevamente a la cantina del pueblo, vestido de camisa arremangada de color azul, pantalón de caqui, botas de cuero y sombrero de tercio pelo…  Como en todo pueblo ¡la gente cuchicheaba la presencia de aquel advenedizo!!! Sobre todo las mujeres, el visitante era bien parecido, alto y de caminar circunspecto,  ¿será uno de los artistas?, se preguntaban, la curiosidad reinaba en el recinto…

 

Ocupadas todas las mesas, Antonio decidió sentarse al extremo de la barra, buenas noches y bienvenido, buenas noches y gracias Danilo  ¿Qué  te sirvo Antonio? Un ron doble para empezar. La gente del pueblo llenaba la escena y los primeros cantantes hacían sus presentaciones, todo en armonía. Dice en voz alta Danilo: Antonio, estás en tu casa, no te preocupes, eres mí invitado especial,  en esta aldea aislada de la civilización, todos somos familia, nunca hay peleas, nadie usa armas y mi hermano Carlos, es el prefecto, gracias Danilo por tantas atenciones, es difícil, ser un desconocido, y me den, tan buen trato, lo digo por tu tía Donatta, tu hermano Carlos, a quien conocí por fortuna en el camino, se puso a la orden para cualquier favor, y en especial a ti ¡ya te dije!!! Que eres mi invitado especial, disculpa la pregunta Antonio, ¿A qué te dedicas? No tienes porque disculparte Danilo, soy Educador, graduado en química y biología,   pero lo que más me apasiona, Danilo, es viajar… He recorrido el mundo entero, no hay lugar de la tierra que no haya visitado, conozco todos los países y sus capitales, todos los mares y aunque te parezca increíble, he ido a la luna, a Marte, a Plutón, he llegado hasta el sol, Danilo exaltado, Antonio, me tomaste por tonto, gritó él de la cantina ¿Ese trago doble de ron, cómo que te hizo delirar? La carcajada de Antonio no se hizo esperar, te lo dije Danilo, es normal que la gente muestre su incredulidad, cuando les cuento todo lo que he viajado y hasta donde he llegado, es normal que se rían en señal de burla y asombro  ¿Pero  sabes?  Todo lo que te he dicho, es verdad, entonces debes ser muy rico, debes tener naves súper especiales, dicen que nadie puede llagar al sol, disculpa mi escepticismo, ¿Cómo  hiciste para llegar al sol? Más tarde te cuento mis viajes y mis aventuras, mientras, sigamos disfrutando de la fiesta…

 

Todo era ameno y divertido, cantantes y músicos entretenían al público, Danilo inquieto vuelve a preguntar, tengo una duda Antonio ¿cómo es eso, que teniendo tanto dinero, has venido a este recóndito pueblo?  ¡Danilo Debo aclararte que no tengo dinero!!! Sólo que, con mi nave, nunca pude llegar hasta acá y era la única villa del mundo que me faltaba por visitar, entonces Antonio ¿cuéntame, cómo haces para viajar tanto y sin dinero? Yo soy un INTERNAUTA y no se necesita tener mucho dinero Danilo ¿Qué es un internauta Antonio? Es aquella persona que utiliza los servicios de la informática para navegar, mis viajes son virtuales, para eso, no necesito dinero, visas, pasaportes y mucho menos carnet, puedo ir a donde yo quiera, ningún viaje me es imposible Danilo, “sólo necesito que haya internet”.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.