Gonzalo Ramos Aranda

Vicente Gálvez Pineda

“Gran amigo, . . . alma de seda.”

Vicente Gálvez Pineda,
mi negro santo, candela,
hombre recto, puro, franco,
que viste de beige, de blanco.

Dueño del “Servicio Gálvez”
o será, quizás, . . . ¿tal vez?,
el más fiel hojalatero,
un patrón leal, sincero.

Como amigo, incomparable,
me quedo corto, ¡admirable!,
pregúntenle a Don Carlitos,
a Sergio, sus dos “cuatitos”.

Jaime Tatcher, digno afecto,
su “brother”, su predilecto,
“carnales”, sin devaneos,
en Bélgica y Pirineos.

Vicente Gálvez Pineda,
ser de museo, pura entrega,
año, tras año, tras año,
sin hacerle a nadie daño.

Del dominó, jugador,
inteligente Señor,
amante del Bacardí,
al que siempre dice . . . sí.

Hoy, degusta whiskey caro,
baila a gusto, con descaro,
amo, asiduo, del “Desván”,
de “La Copa de Champagne”.

Del “Barba Azul”, “Balalaika”,
de “La Hacienda de Jamaica”,
del “San Luis”, de “La Burbuja”,
en “El Berlín”, él, “embruja”.

Le va al Necaxa, el buen tipo,
toda la vida, su equipo,
recuerda a los once hermanos,
jugadores limpios, sanos.

A veces, se echa su “choro”,
mas, lo dice con decoro,
procurándonos el bien,
el que le deseo, también.

Mil surcos luce su cara,
dura, arrugada, marcada,
aunque es de sonrisa noble,
recio, fuerte, como un roble.

Por su excelencia, su edad
se vuelve una nimiedad,
reconozco al gran Vicente
como el Padrino . . . decente.

Es el rey de la Portales,
¡órale, tales por cuales!,
justiprecien las virtudes
de un ser de otras latitudes.

Bendito sea, mi Vicente,
cortés, presto, diligente.
bendito sea, mi Vicente,
lo quiere toda la gente.

Prefiero a Gálvez Pineda
que al oro, que a una moneda,
pues es persona muy fina,
su amistad es una mina.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 07 de abril del 2018
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.