Kashdaro

La lengua y su daga.

De alas que suspiran de cielo y demás,
se hallan pensamientos de dulce sabor a infierno.

De trazos de agua de justa inocencia,
se componen sueños de un para siempre, jamás.

Hago una reverencia maestro silencio,
ofrezco presente, pues que más?
si me concede revocar mi lamento,
haré de su sabiduría, mi siempre hogar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.