Hidalgo Caballero M.

Amigo transportista, E.P.D.

 

 

En mi alma se ha metido

la amargor del pensamiento

y mi corazón crujido

soporta apenas mi cuerpo.

 Mi desprecio es mi aliento,

mi desesperación mi fuerza,

con la mirada perdida,

cruzó el asfalto con rabia.

Nublado mi entendimiento,

sin apenas despedida,

sueltan mis manos la vida,

marchando de infierno a infierno.

Comentarios1

  • Hidalgo Caballero M.

    Está dedicado a un transportista que perdió su trabajo y su ilusión. Se suicidó hace pocos años aquí en España.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.