Doroteo Ontiveros

Eterno tardecer



Te he observado tanto, tanto

que mi cuerpo te agarró de manía.

no encuentro palabra para hacerte frente.

y decirte que te amo.  

 

Que  los días no son iguales sin tu mirar

sin esa risa tan característica tuya,

Tus hoyuelos al sonreír 

y tu hermosa piel desnuda que el viento toca.

 

Que mis días no son lo mismo 

sin tu mirada fija en mis ojos 

esos ojos negros hermosos

que te amo y no poder decirlo.  

 

 

Es el eterno sufrir del enamorado

sufriendo en silencio por no saber amar

por no darse la oportunidad y el miedo

a salir con lastima y derrota. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.