Clase98

Leyendo el diario

Tú no conoces cuántas veces abro mi diario

Y recuerdo la historia de los dos, despacio.

 

Te veo y me veo en un inicio de vacilaciones,

Pero sobre todo te veo a ti con oscilaciones.

 

Jamás pensé que estaría contigo como uno

Y jamás creí que me sentiría por ti absurdo.

 

Te di mi mano y la tomaste en su ternura,

No en la fuerza de sus pulsos y de locura.

 

Por ti, volví a escribir palabras con sentido,

Con latidos olvidados y con amor de ritmo.

 

Debo agradecerte todos los pasajes bellos,

Debo sonreír por todos nuestros momentos.

 

Aquello que no fue lo que apetecí, lo olvido

Y recuerdo solo tus instantes dulces conmigo.

 

Las páginas infelices de los dos en el diario,

Las conservaré solo como parte de su ámbito.

 

Al leer el diario, sí que me pregunto por qué,

Por qué de muchas cosas y la verdad no lo sé.

 

Quizá tú también te cuestiones ese por qué,

Pero es más lo escrito de lo hermoso y con fe.

 

Qué escribiré o escribiremos, está en blanco,

Pero seguro que será algo con estrellas y claro.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.