carlos obeso

Estival

Mañana, después de la lluvia,

mecerá mi aliento

el trigal de tus pestañas,

penderá de tu boca 

el arco iris

y al abrirte el vestido,

solo en tu fragancia,

florecerán infinitos jardines.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.