Frances Villa

¿quien?

DIOS se ha adentrado en mi ser…no puedo creer lo bien que se siente…

Le abro las puertas de mi destino y el se instala en el marco de la ventana…mirando un mundo que de nada se parece a su creación… EL piensa.

Admira todo cambio…me dicta como se transforma en el tiempo…no mueve los labios al hablar.

Creo, en el fondo le duele demasiado tal cambio…y prefiere callar, resignado a su infortunio…

Como persona lo admiro, lo sigo, lo contemplo con ojos melancólicos…pero como DIOS,… no puedo negarme a decir que solo él podía serlo…

Me llama y a tardos pasos me detengo en frente…el me mira y me dice entre susurros: Haz algo, hijo mío, haz algo por tus hermanos.

Yo lo miro y entre palabras que afirman actuar en lo pedido…desaparece…

Me digo entonces entre palabras que son llevadas por el viento hacia el infinito: ¿Quién podía serlo? ¿Quién si tu no lo fueses?...quien fuera mi DIOS si decidieras dejarlo todo y descansar por algunos momentos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.