Norberto Osvaldo Algarin

Hastío

HASTÍO

¡Qué viejo estás, Sileno!
¡Qué viejo estás!
Más límpido es el cieno
que tu frente y demás.

Muy lenta vas, tortuga...
¿Qué no puedes correr
como Atalanta que subyuga
o como Lucifer?

Qué sucio está mi sayo...
Ya no brilla el rubí
que orlaba como un rayo
y hacía un dios de mí.

Esténtor, no estés mudo;
¡con cien voces gritad!;
a ver si así sacudo
a esta mustia ciudad.

Oh Dios, ¿A dónde vamos
y de dónde venimos
con nuestros yertos racimos
de llantos y reclamos?

¿Para qué tanto empeño
ponemos, corazón,
si la vida es un sueño?
(O peor: ¡es ficción!)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.