Mati Lupi

Nn

La tierra reseca tendría
un poco del húmedo cielo
El cielo sería el suelo
de esta tierra
que suntuosa sube
y a la gloria aspira

Se callarian tantos pájaros,
incrédulos de nuestro vuelo

Se agacharian árboles,
alguna acacia distraída,
para no romperse la copa
contra una estrella perdida

Olvidarian tantos recuerdos,
que ya lucen cansados

Crepitarian tantos fuegos
queriendo ser el nuestro
que arde sin que nada
o ajeno le aviven

Haría silencio el mar a los marineros despojados del gran azul intranquilo

Capaces mirarian al frente
tantos tristes girasoles dolientes
Dormirian tantos niños acunados
por dulces e infinitos soles
Dejarían de existir
tantas palabras sin sentido
Callarian las mil razones
que siempre nos han regido

Pasarían tantas cosas
si nos dejarán solitos,
solo un rato
dos locos a solas
Que a los curiosos le saldrían
cuernos y colas
Aunque fueran
inocentes santitos,
o pudorosas señoras



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.