WalterFrancisco

Migraciones internas

En este abril de homicidios y asaltos

Es frecuente quedarse sin dormir

Tomar las pocas cosas que se tienen

Y escapar sin ruta fija donde ir

Meter en unas bolsas pocos bienes

Tomarse de los hijos por las manos

Y por la puerta que una vez entramos

Tener a penas tiempo para huir.

 

Pedir, pedir refugio con parientes

Pedir, pedir refugio con amigos

Con cualquiera que nos quiera admitir

Con las escasas prendas que llevamos

Y el rescoldo del éxodo encendido

En latente amenaza de morir.

 

Quedarse con vergüenza en casa ajena

No haber rescatado más retratos

“Pronto pasara” responder con pena.

Ser desplazado. Ser desposeído.

 

Por la fuerza alejarse. Partir.

Con un rotulo en la puerta infringido

Que nos obliga a irnos o morir.

 

Imagina ahora que eso sucede a diario

Que todos los días es seis abril

Personas escapando de sus barrios

Sin destino ni ruta que seguir.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.