pani

A VERÓNICA...

Herida de labio

y de azucena...

se anuda vencida

a su requiebro,

 

terciada de arco

zozobrado...

en pálido y homérico

lamento,

 

es viento de boca

y de poema...

en rosa licuada

de amapolas,

 

gacela zaherida

de silencio...

 

en lagos desnudos

por la aurora.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.