yito

La Niña Madre

       

 

             La puerta de la capilla

              cuando moría la tarde,

              golpearon con impaciencia

              sus manos de niña madre.

              Perdóneme señor cura,

              pero debo confesarme,

              Dijo esa niña harapienta,

              de quien no puedo olvidarme.   

              Se arrodillo ante la cruz,

              y yo la deje que hable.

              A usted que llaman Jesús,

              y que solo tuvo madre,

              escuche a mi corazón

              y diga, si soy culpable.

              Mis años que son catorce

              pase entre montes y obrajes,

              aceptando la dureza

              que habita en esos parajes.

              Mi cuerpo, le ira diciendo,

              lo bien que conozco el hambre,

              y las prendas que me cubren,

              mi pobreza hacen palpable.

              Ha los trece una noche,

              dejo un ultraje en mi vientre,

              para borrar su dolor,

              una semilla latente.

              Así llegue a ser mujer,

              y madre a los nueve meses.

              Como un animal salvaje,

              parí a la orilla del río,

              una niña a cuyos ojos,

              le habían robado el brillo.

              Sus manitos eran dos ramas,

              ansiosas de mi cariño,

              pero a mi lado la muerte…

              vi reírse de su suerte.

              Tanto llore aquella noche,

              que se hizo río el camino,

              que recorrí con mi niña,

              apretada entre estos senos,

              que nunca serián  su abrigo.

              Mire de lejos la puerta

              que se abrió para su auxilio,

              y sentí que a mis entrañas,

              la desgarraban cuchillos.

              Desde ese entonces mi vida,

              ha sido solo delirios,

              por eso vengo a pedirle

              poner fin a este martirio.

              Cerro su boca la niña

              al verlo llorar Cristo.

              Él se bajó de la cruz

             le brindo sus alas de ángel

            y el cielo tuvo una estrella

           con alma, de niña madre.

 

         

Comentarios1

  • Mundoirreal

    muy profundo... gracias por compartirlo. Saludos

    • yito

      gracias.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.