Auro im Quebar

MUELLES DE CRISTAL.

***MUELLES DE CRISTAL***

Terror de mis lamentos
miedo de mis incongruencias.
Entras sin llamar
te vas sin avisar.
Gota a gota llenas
la vasija impaciente
de setiembres en el umbral.
Llevas en tus dedos
(Maliciosos dedos)
la resaca de melaninas
y sangrantes folículos
de castigos sin piedad.
Crueles surcos que crecen
bajo tu mirada impertérrita
burlándose de ansiosos ungüentos
en mágicas ventanas de cristal.
El dedo embajador te augura
cansados pulsos eclécticos
de subliminal y placentero estrés.
Treinta y dos níveas ovejas
te suplican no caer
en las garras trasquiladoras
de pulcras batas hipocráticas.
Te alegras pisoteando las arenas
de castillos que se desploman
bajo el vendaval de evidencias
de trágicas minucias
de profanas horas disolutas.
La belleza icónica
de Apolos perdurables
desprecia la lozanía
de marchitas texturas castigadas
por tu yugo pertinaz.
Uñas delatoras de días canos
es el estigma del barro
de tu bronceado dermis.
Las hojas marchitas de tu piel
piel ultravioleta
ondea bellas cicatrices
de peleas olvidadas.
Vergüenza de bellos del ojo ajeno
delata el lento andar
de los abuelos perdidos
en otros tiempos.
Insigne soplo del corazón enfermo
aulla anhelante a la vida
que se escapa
por las empinadas escaleras
y minúsculas playas
con muelles de cristal.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.